¡¡Insectageddon!! Probablemente no


En los últimos años, los estudios han demostrado que, debido a la degradación del hábitat y al cambio climático, la biomasa de insectos se ha reducido globalmente. Sin embargo, el estudio de Van Klink y sus colegas ha demostrado que puede haber algunos contrastes en estos patrones cuando los insectos acuáticos y terrestres se evalúan por separado.

Foto

Oscar Pelaez

emailopelaez@revistabioika.org

Biólogo, Magíster en Ciencias Ambientales y Doctor en Ciencias. Trabaja en el área de investigación en ecología, con énfasis en ecología de peces, diversidad funcional y filogenética.



share Compartir expand_more

Caja entomológica de escarabajos

Quién, chancla en mano, no ha librado una batalla a muerte con una enorme cucaracha atrincherada allá bien arriba en la pared, en una esquina cerca del techo. Uno no sería tan osado si, antes de ese enfrentamiento, supiera que la evolución ha hecho que las cucarachas puedan correr a una velocidad cuatro veces mayor que la de un guepardo (el felino más rápido), volar o encajar tan bien los golpes. Quien esté leyendo esto es porque ha salido triunfante de esas batallas, pero al final las cucarachas prevalecerán. Y aunque han sido batallas notables en el caso de las cucarachas, la relación entre humanos e insectos depende de cómo estos organismos nos afecten. Mientras algunos son plagas que deben ser exterminadas o temidas, otros insectos son usados como alimento o cumplen un rol importante en ritos de iniciación. Es bastante famoso el ritual de la Tocandira, donde los niños del pueblo Sateré-Mawé del Amazonas se hacen hombres sometiéndose a las dolorosas picaduras de una de las hormigas más venenosas del mundo. Los insectos están presentes pues en nuestra vida cotidiana. Tanto así, que dependemos de sus funciones como polinizadores y como descomponedores haciendo que los suelos sean fértiles y que los cultivos que comemos produzcan1,2.  

Dada su importancia, y así nuestra relación con los insectos sea dominada por el temor o la indiferencia, tenemos que preocuparnos por lo que suceda con ellos en un escenario de pérdida de especies. Y es que en los últimos años algunos estudios han mostrado que, debido al deterioro de los hábitats y el cambio climático, hasta el 75% de la biomasa de insectos se ha perdido en algunos lugares de Europa3. En una región sin grandes impactos antropogénicos en Puerto Rico, se encontró que cada año las poblaciones de artrópodos (insectos y otros invertebrados) han perdido 6% de sus individuos. Y al parecer esas pérdidas están relacionadas con el cambio climático, posiblemente desencadenando la reducción en la abundancia de especies que se alimentan de insectos (aves, anfibios)4. Ante esos resultados algunos medios acuñaron términos como el “Apocalipsis de los insectos” o “Insectageddon”.

Abeja recolectando polen en una flor blanca

Lo que nos muestran Roel van Klink y sus colaboradores del iDiv en Alemania (German Centre for Integrative Biodiversity Research), es que dentro de esos patrones de disminución en la abundancia de insectos hay matices5. Los autores aprovecharon los datos compilados por otros científicos en 166 estudios independientes. El resultante fue una base de datos con el número de insectos en 1676 sitios en todos los continentes. Van Klink y su equipo analizaron entonces si la abundancia de las poblaciones de insectos cambió a lo largo del tiempo. El objetivo era investigar si las poblaciones de insectos estaban aumentando o disminuyendo. Como además es importante descubrir los factores que determinan los cambios en abundancia, entonces se hicieron cuatro preguntas principales: 1) si los insectos acuáticos y terrestres muestran los mismos patrones de abundancia; 2) si áreas menos preservadas tienen cambios más fuertes; 3) si cambios en el uso del suelo (cultivos) afectan la abundancia de insectos y 4) si los cambios en abundancia de los insectos están relacionados con el cambio climático.

Mujer en mercado de Phuket, Tailandia

El estudio permitió descubrir que la abundancia de insectos terrestres y acuáticos se está comportando de forma diferente a lo largo del tiempo. Mientras los insectos terrestres están disminuyendo a razón de perder 9.81% de la abundancia en una década, los insectos acuáticos han aumentado su abundancia en 11.33% cada década. Se observó además, que en áreas más preservadas la abundancia también ha disminuido, pero de forma menos fuerte. Un resultado interesante es que en áreas de cultivo los insectos acuáticos han aumentado. Esto último, explican ellos, puede estar relacionado con la adopción de técnicas de producción más limpias y la alta estabilidad de los cultivos a lo largo del tiempo.

Insectos cómo comida en Chinatown City Mart

La importancia y controversia radican en que, aunque estos resultados también muestran una reducción en la abundancia de insectos terrestres, es mucho menor a la encontrada en otros estudios (reducción de 0.92% vs 3 al 6% al año). Los autores, sin embargo, aclaran estar conscientes de que la base de datos usada puede presentar algunas limitaciones: una alta variación a nivel local y pocos estudios en regiones que pueden estar siendo altamente impactadas en América del Sur y África. Aunque sus hallazgos muestran que los insectos terrestres se están perdiendo unas 6 veces menos rápido que lo mostrado por estudios previos, enfatizan que la tendencia no deja de ser muy preocupante. Por último, destacan que el incremento en la abundancia de insectos de ambientes acuáticos puede ser atribuido al impacto de estrategias de manejo. Lo que demostraría que medidas de protección bien planeadas, pueden ser efectivas para evitar el decaimiento de las poblaciones de insectos. 

Referencias

  1. Rader, R. et al. Non-bee insects are important contributors to global crop pollination. Proc. Natl. Acad. Sci. U. S. A. 113, 146–151 (2016).
  2. ULYSHEN, M. D. Insect-mediated nitrogen dynamics in decomposing wood. Ecol. Entomol. 40, 97–112 (2015).
  3. Hallmann, C. A. et al. More than 75 percent decline over 27 years in total flying insect biomass in protected areas. PLoS One 12, e0185809 (2017).
  4. Lister, B. C. & Garcia, A. Climate-driven declines in arthropod abundance restructure a rainforest food web. Proc. Natl. Acad. Sci. U. S. A. 115, E10397–E10406 (2018).
  5. van Klink, R. et al. Meta-analysis reveals declines in terrestrial but increases in freshwater insect abundances. Science (80-. ). 368, 417–420 (2020).

Foto

Taise Miranda Lopes

emailtaise.lopes@revistabioika.org

Soy bióloga y doctora en ciencias de la Universidad Estadual de Maringá (Brasil). Creo que el acceso al conocimiento puede darse a través de políticas públicas y divulgación científica. Es imprescindible para la construcción de una sociedad más empática, justa y sustentable.

Foto

Ángela Gutiérrez C

emailangela.gutierrez@revistabioika.org

De acuerdo con mi formación en la educación pública, creo en la necesidad de hacer accesible a todos, los resultados de las investigaciones científicas. Que se hace? Para que sirve? Como puedo contribuir? Pienso que el trabajo multidisciplinario es la clave para proponer soluciones en pro de una sociedad justa, sustentable y equitativa.

Foto

David González

emaildavid.gonzalez@revistabioika.org

Publicista, fan del lenguaje escrito y audiovisual. Creo que la ciencia, la tecnología, el arte y la comunicación tienen el poder de crear bienestar, toda vez que estén al servicio de la cultura, el cuidado del entorno y las causas más generosas.

Foto

Edna Liliana Amórtegui Rodríguez

emailliliana.amortegui@revistabioika.org

Bióloga de la Universidad Nacional de Colombia. Estoy convencida de que el conocimiento debe ser abierto y disponible no sólo para público especializado sino para toda la sociedad. Considerando el impacto que tiene en nuestras vidas la investigación científica, me interesa aportar a la divulgación, especialmente en temas de ecología.

Foto

Gabriela Doria

emailgabrieladoria@revistabioika.org

Soy bióloga/botánica apasionada por las plantas y el conocimiento de la naturaleza. Doctora en Ciencias de las Plantas en la Universidad de Cambridge. Tan importante como desarrollar investigación de alta calidad es fomentar la curiosidad científica y el disfrute razonable de la naturaleza en la sociedad.

Foto

Isabela Machado

emailisabela.machado@revistabioika.org

Bióloga y Comunicadora social, especialista en periodismo, con especialización en Comunicación empresarial. Cursa maestría en Tecnologías limpias y sustentabilidad. Con experiencia científica y profesional en Ecología acuática, educación ambiental, sustentabilidad, periodismo ambiental y asesoría de prensa.

Foto

Mirtha Amanda Angulo Valencia

emailmirtha.angulo@revistabioika.org

Bióloga de la Universidad del Cauca (Colombia). Estudiante de Doctorado en Ciencias Ambientales en la Universidad Estadual de Maringá (Brasil). Creo que la socialización de los estudios ecológicos, puede ayudarnos a crear conciencia de la importancia de nuestros recursos naturales y de esa forma garantizar su cuidado y preservación.


library_booksVersión PDF



bookmark_border Favoritos


notifications_none Recientes

loyaltySuscríbete gratis


event_available Lanzamientos

alarm_onNotificaciones