Océanos: un mar de plásticos

folder_special

El plástico está lejos de ser descartable, es altamente resistente, afecta los organismos y se demora siglos en desintegrarse en la naturaleza. Si continuamos com los mismo hábitos de consumo, en 2050 tendremos más plástico que peces en el mar. Repensar nuestros hábitos de consumo es una forma de no empeorar el proceso en curso.


share Compartir expand_more

A inicios del 2015 un grupo de investigadores del Centro Nacional para el Análisis y Síntesis Ecológicas de la Universidad de California publicó una estimativa que muestra la cantidad de plástico que llega a los océanos, proveniente de la basura producida y mal manejada por casi 200 países costeros. Sólo en el 2010 fueron registradas cerca de 8 millones de toneladas. El problema es de proporciones gigantescas. Todos los años entre 5 y 13 millones de toneladas de plásticos van a parar en el océano. Para tener una idea, es como si un camión de basura lleno de plástico fuera descargado en el mar por minuto.

Brasil es el único país de América Latina (16° puesto) en el ranking de los 20 países que más contribuyen para este escenario. Brasil supera a los EUA, que a pesar de producir más residuos por persona, tiene un sistema de manejo de residuos sólidos más eficaz. Por otro lado, recientemente el mar Caribe fue considerado como el segundo más contaminado del mundo, siendo superado sólo por el mar Mediterráneo. De acuerdo con el Foro Económico Mundial, si continuamos con los mismos hábitos de consumo, para el 2050 tendremos más plástico que peces en el mar.

Entanglement Garments

El plástico está lejos de ser desechable, pues es altamente resistente, afecta a los organismos y demora siglos en degradarse. Debido a la acción de la luz solar y del agua, el plástico es descompuesto en partículas minúsculas, formando el microplástico. Pequeños organismos, como el plancton y los crustáceos, se intoxican al alimentarse de ese microplástico. Consecuentemente, los pequeños peces que consumen esos pequeños organismos son también afectados. El proceso se repite hasta afectar a grandes peces, como el atún, y finalmente al propio ser humano. Aproximadamente 1.000.000 (un millón) de aves marinas mueren por año debido a las consecuencias de ingestión, lesiones o sofocamiento por plástico.

Albatros

Así, además de causar la muerte de diversas especies marinas, el plástico puede esparcirse por las cadenas alimenticias, llegando hasta los seres humanos. No existe aún algún estudio sistematizado que demuestre la presencia de plástico en alta escala en nuestro organismo, pero algunos investigadores de Inglaterra y Bélgica creen que el 90% de la población occidental presenta algún nivel de plástico, o producto químico asociados a su producción, acumulado en el organismo.

Ante este problema, en febrero de este año, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) lanzó la campaña #MaresLimpios, una iniciativa global para exigir compromisos y actitudes del poder público y del sector privado para combatir la polución marina hasta el 2022. La iniciativa, presentada durante la Cúpula Global de los Océanos, pide a los gobiernos que elaboren políticas para la preservación de los ecosistemas marítimos y a las empresas que reduzcan la producción de embalajes plásticos. La campaña además incentiva cambios en el descarte de basura por la sociedad. Hasta el momento diez países – Bélgica, Costa Rica, Francia, Granada, Indonesia, Noruega, Panamá, Santa Lucía, Sierra Leona y Uruguay – ya se unieron a la campaña con compromisos ambiciosos para limpiar sus mares. Por ejemplo, Indonesia se comprometió a disminuir la basura marina en un 70% hasta el 2025. Uruguay impondrá impuestos a las bolsas plásticas desechables, y Costa Rica tomará medidas para reducir el descarte de plásticos por medio de educación y de una mejor gestión de residuos. La organización espera poder anunciar avances en la lucha contra el plástico en la Conferencia de los Océanos, que será realizada en junio, en Nueva York, y durante la Asamblea para el Medio Ambiente, prevista para diciembre en Nairobi (Capital de Kenia).

En el campo científico también surgen iniciativas para solucionar el problema. Investigadores de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, descubrieron que las orugas de la mariposa Galleria mellonella que se alimentan de la cera de las colmenas de abejas, pueden también degradar residuos plásticos. Detalles de cómo funciona ese proceso aún están siendo investigados. De esta forma, acciones multisectoriales, que involucren a los ciudadanos, a la industria y al estado son fundamentales para enfrentar el reto de la conservación y el uso sustentable de los océanos. Ideas innovadoras como la desarrollada por una empresa colombiana que transforma residuos plásticos en ladrillos y otras estructuras de construcción, funcionan como alternativas que concilian el crecimiento poblacional de las ciudades de América Latina y ayudan a la reducción del descarte de plástico.

Además de las acciones gubernamentales, de los científicos y de la industria, actitudes individuales pueden comenzar a hacer la diferencia: Use menos y siempre recicle, no sólo plástico, sino todo tipo de residuo reciclable que haya optado consumir. Presione a las autoridades de su región y contribuya para el desarrollo de la recolección selectiva de residuos. Infórmese sobre la política de residuos sólidos y, principalmente, concientícese sobre cómo y cuánto sus actitudes contribuyen, o no, para la contaminación de nuestros océanos. Repensar nuestros hábitos de consumo es una forma de no empeorar el escenario actual.

Más información en:


Foto

logo Rosa M. Dias
Editora Econotícias [ES]
Editora Econoticias [PT]

Revista Bioika

Rosa

email econoticias@revistabioika.org

Bióloga con doctorado en Ecología de la Universidad Estadual de Maringá (PEA/UEM). Considero que sólo a través de la socialización del conocimiento podremos alcanzar una sociedad más justa. Tengo grandes y diversos sueños, uno de ellos es creer que la educación amplía las las almas y recrea los horizontes ¡la palanca del cambio social!

Foto

logo Luciana Oliveira Dos Santos
Assistente Editorial [PT]
Revista Bioika

Luciana

email luciana.santos@revistabioika.org

Psicóloga en constante formación, apasionada por la ciencia de las relaciones, estoy aquí para aprender. Aprender en la relación conmigo misma y el medio (natural y por constituido por nosotros); invitando a quien pueda interesar a intercambiar saberes e quehaceres.

Foto

logo Alfonso Pineda
Asistente Editorial [ES]
Revista Bioika

Alfonso

email alfonso.pineda@revistabioika.org

Soy biólogo colombiano, terminando doctorado en Brasil. Creo que cualquier área del conocimiento puede contribuir a mejorar la vida de los demás, y que la educación es una herramienta poderosa. Además, creo que el acceso a la información permite a las personas un mayor protagonismo social.

Foto

logo Bárbara Angélio Quirino
Assistente Editorial [PT]
Revista Bioika

Bárbara

email barbara.quirino@revistabioika.org

Bióloga y estudiante de Maestría en Ecología en la Universidad Estadual de Maringá. Las pequeñas acciones individuales son primordiales, pero sólamente cuando extendemos nuestro conocimiento para otras personas y unimos fuerzas es que, de hecho, podemos revolucionar el mundo.

Foto

logo Mirtha Angulo
Editora Transformando el mundo [ES]
Editora Transformando o mundo [PT]

Revista Bioika

Mirtha

email transformando@revistabioika.org

Bióloga de la Universidad del Cauca (Colombia). Estudiante de Doctorado en Ciencias Ambientales en la Universidad Estadual de Maringá (Brasil). Creo que la socialización de los estudios ecológicos, puede ayudarnos a crear conciencia de la importancia de nuestros recursos naturales y de esa forma garantizar su cuidado y preservación.


library_books Versión PDF


¿Tiene algo para decir? Comente

Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no necesariamente reflejan la opinión de la Revista Bioika. Este es un espacio de convivencia, por lo que nos reservamos el derecho de eliminar aquellos comentarios que se consideren inadecuados. ¡Gracias por participar!


event_available Lanzamientos

loyaltySuscríbase


Origen de la Revista Bioika