Foto

Foto

Maria das Graças Targino

emailgracatargino@hotmail.com

Posdoctora en periodismo en el Instituto Interuniversitario de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca – España. Doctora en Ciencias de la Información en la Universidad de Brasília – Brasil. Docente de la Universidad Federal de Piauí – Brasil. Autora de 30 libros, 61 capítulos de libros y 161 artículos científicos.

Sobre el tecleado responsable

Nuestra capacidad de discernimiento nos debe conducir al tecleado (participio pasado del verbo teclear y no dispositivo periférico del computador o celular), responsable de emitir nuestra opinión sobre información en circulación en las redes sociales, de la misma forma que nos debe guiar hasta las urnas para expresar nuestro voto. Siendo así, todos nosotros somos responsables por un mundo mejor.



share Compartir expand_more

En el transcurso de los tiempos, verdad y mentira, realidad y fantasía, hechos y leyendas, rumores e ilusiones siempre convivieron lado a lado. En los tiempos de nuestros abuelos, bisabuelos y tatarabuelos, en metrópolis o en aldeas, la verdad siempre convivió con los chismes, rumores, habladurías, en una sucesión de intrigas.

Con el ascenso de Donald Trump a la Presidencia de los Estados Unidos, el 20 de enero de 2017, o, mejor dicho, desde que empezó su candidatura al cargo, la expresión fake news pasó a ser usada a diestra y siniestra, sin discernir el bien del mal, de manera irresponsable y sin rumbo. Él se posiciona, como el creador de la expresión, como si fuera posible identificar con precisión quién la adoptó por primera vez o quién la diseminó. Al final, se trata de un nombre, erróneo en esencia: si es fake (falso) no es news (noticias). La noticia es un género textual periodístico presente en el cotidiano de los individuos. Para ser categorizada como tal, demanda una serie de requisitos, tales como: informar por medio de textos descriptivos y vehiculados en los medios de comunicación, mediante lenguaje formal, claro y objetivo, contenidos creíbles, o sea, en los que podamos o debamos creer. Por lo tanto, la principal característica de la noticia = hecho / verdad / día a día.

Esta perspectiva, sumada a la capacidad de discernimiento, debe conducirnos al tecleado (participio pasado del verbo teclear y no dispositivo periférico del ordenador o celular), responsable de emitir nuestra opinión sobre l información en circulación en las redes sociales, de la misma forma que nos debe guiar hasta las urnas para expresar nuestro voto.

En esta concepción, la expresión fake news es por sí misma un error, pero vino para quedarse gracias a las innovaciones tecnológicas y las redes sociales, que denota no un mundo intrigante, en el sentido de sorprendente, sino todo un mundo de intrigas. En el cual es muy fácil destruir reputaciones; denigrar la vida de familias e individuos; propagar información intencionalmente distorsionada; predicar el odio irracional a grupos minoritarios; crear imágenes falsas, convirtiendo sapos en príncipes o príncipes en sapos; o generar "hechos" nuevos en el juego de la política.

A pesar de ello, gracias a Trump (o no), desde el 2017, el respetado diccionario británico Oxford Dictionaries, edición de la Oxford University, añadió la entrada fake news, para designar la generación de informaciones falsas, como expresión de sentido que se relaciona, fundamentalmente, a "[...] falsas historias que parecen noticias, que se esparcen por Internet o por otros medios, generalmente creados para influenciar puntos de vista políticos o de cualquier otra naturaleza".

Por lo tanto, esto significa que somos, todos nosotros, responsables por un mundo mejor, en el que, el respeto al otro sea práctica cotidiana, lo que corresponde no sólo a una vida de sentencias, sino de acciones que se inicien con la adopción del “tecleado responsable”, en vista de que, en la coyuntura contemporánea, las noticias falsas crecen entre nosotros, con acentuada velocidad y alcance, causando dolores e inquietudes al otro, al mismo tiempo que nos aleja años luz del comportamiento ético ideal e idealizado.


Foto

Rosa Dias

emailrosa.dias@revistabioika.org

Bióloga con doctorado en Ecología de la Universidad Estadual de Maringá (PEA/UEM). Considero que sólo a través de la socialización del conocimiento podremos alcanzar una sociedad más justa. Tengo grandes y diversos sueños, uno de ellos es creer que la educación amplía las las almas y recrea los horizontes ¡la palanca del cambio social!

Foto

Alexandrina Pujals

emailale.pujals@revistabioika.org

Bióloga, especialista en Planeación Ambiental, Gestión de los Recursos Naturales y Magister en Ciencias Ambientales. Creo que el conocimiento científico tiene más valor cuando se comparte y populariza. La divulgación torna ese conocimiento accesible al públicos, alineando argumentos e ideas que busque la conservación del medio ambiente.

Foto

Alfonso Pineda

emailalfonso.pineda@revistabioika.org

Soy biólogo colombiano, terminando doctorado en Brasil. Creo que cualquier área del conocimiento puede contribuir a mejorar la vida de los demás, y que la educación es una herramienta poderosa. Además, creo que el acceso a la información permite a las personas un mayor protagonismo social.

Foto

Ángela Gutiérrez C

emailangela.gutierrez@revistabioika.org

De acuerdo con mi formación en la educación pública, creo en la necesidad de hacer accesible a todos, los resultados de las investigaciones científicas. Que se hace? Para que sirve? Como puedo contribuir? Pienso que el trabajo multidisciplinario es la clave para proponer soluciones en pro de una sociedad justa, sustentable y equitativa.

Foto

Anielly Oliveira

emailanielly.oliveira@revistabioika.org

Apasionada por la Biología, creo que el conocimiento científico generado en la academia debe encontrar los medios adecuados para comunicarse con la sociedad. En esa medida, menos decisiones erróneas serán adoptadas por los responsables de esta función.

Foto

David González

emaildavid.gonzalez@revistabioika.org

Publicista, fan del lenguaje escrito y audiovisual. Creo que la ciencia, la tecnología, el arte y la comunicación tienen el poder de crear bienestar, toda vez que estén al servicio de la cultura, el cuidado del entorno y las causas más generosas.


¿Tiene algo para decir? Comente

Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no necesariamente reflejan la opinión de la Revista Bioika. Este es un espacio de convivencia, por lo que nos reservamos el derecho de eliminar aquellos comentarios que se consideren inadecuados. ¡Gracias por participar!


event_available Lanzamientos

loyaltySuscríbase


notifications_none Recientes


folder_special Favoritos


Origen de la Revista Bioika