Antropoceno: las marcas que dejamos en la Tierra


bookmark_border Favoritos

Todos los días la humanidad interactua con su entorno y deja una huella en él. Traz milenios habitando el planeta, en los últimos siglos el impacto de esta convivencia han sido más evidente que nunca, llevando el planeta a una crisis ambiental cada vez más evidente. Pero, ¿hay algo que podamos hacer?






share Compartir expand_more

Cara reconstruida de hembra de Homo erectus

En 2015, la sección de fósiles y dinosaurios del Museo de Historia Natural de Washington comenzó a revisarse por completo. Un equipo de científicos rediseñó este espacio del museo para que incluyera una especie que, hasta entonces, había quedado fuera de la historia de la Tierra. Curiosamente, la especie más dominante de todas: el ser humano moderno.

La intención era hacer que la gente pensara en su propio papel en el mundo, un papel más importante de lo que muchos creemos. La nueva exhibición del museo dio paso a la parte de la historia de la Tierra donde los humanos se convirtieron en la mayor fuerza geológica del planeta. ¡Una época llamada Antropoceno! El nombre “Antropoceno” proviene del griego anthropo, que significa "humano" y ceno que significa "nuevo". Todas las épocas de la Era Cenozoica, que comenzó hace unos 65,5 millones de años, se describen con el sufijo 'ceno'.

Para que el lector se haga una idea, el planeta Tierra tiene unos 4.600 millones de años. Basándose en fósiles y extractos de suelo, esos 4600 millones de años son divididos en intervalos de tiempo más pequeños. Existen entonces cuatro Eones (los intervalos más grandes) subdivididos en Eras que, a su vez, abarcan varios Períodos compuestos por las Épocas. Por ejemplo, nuestra especie apareció hace unos 200.000 años, en la Era Cenozoica, Periodo Cuaternario, más precisamente en la Época llamada Holoceno.

El comienzo y el final de cada uno de estos intervalos de tiempo están delimitados por lo que llamamos marcadores geológicos. Estos pueden ser varios eventos que dejan, de alguna manera, marcas que se pueden identificar en el sedimento o en la atmósfera. Por ejemplo, un cambio climático repentino, como la Era del Hielo, o incluso un aumento drástico en la concentración de un gas atmosférico, como el dióxido de carbono (CO2).

Paisaje dominado por el hielo

La hipótesis del Antropoceno como una nueva época geológica empezaba a tomar fuerza cuando todavía se discutía el inicio de la época oficialmente más reciente, el Holoceno. El Antropoceno ganó mucha atención en la década de 1980 cuando el químico Paul Crutzen hizo importantes descubrimientos sobre la capa de ozono y cómo la contaminación generada por humanos podría dañarla. Esto le valió el Premio Nobel de Química en 1995. En 2000, Crutzen y su colega, Eugene Stoermer, argumentaron que la población mundial había ganado tanta influencia sobre los procesos planetarios que sería mejor llamar a la época en la que vivimos con un nuevo nombre.

Fue tal el efecto de esta afirmación que inspiró a varios geólogos a iniciar un grupo de trabajo para comprender mejor esta época dominada por el Homo sapiens. Incluso los medios adoptaron la idea. La revista The Economist anunció en una portada de 2011: "Bienvenidos al Antropoceno" 2.

The cover page of the magazine 'The Economist' dated May 28-June 3, 2011 highlighting The Anthropocene.

A pesar de ganar popularidad, el término aún no se acepta oficialmente como parte de la línea de tiempo geológica. Pero parece que esto podría cambiar pronto, ya que un comité de científicos ha estado tratando de formalizar el Antropoceno como la época geológica más reciente.

Una hipótesis popular es que el Antropoceno comenzó con la Revolución Industrial, a fines del siglo XVIII. Desde entonces, los humanos abrieron un agujero en la capa de ozono antártico, duplicaron la cantidad de metano en la atmósfera y aumentaron la cantidad de CO2 en un 30 %, un nivel nunca registrado en los últimos 400.000 años3.

Imagen del agujero de la capa de ozono en el año 2000

Además, actividades como la agricultura, las grandes construcciones y el represamiento de ríos están eliminando 10 veces más sedimentos que los procesos de erosión natural. En algunas regiones marinas, el exceso de fertilizantes creó verdaderas zonas muertas, con niveles muy bajos de oxígeno. Además, el CO2 adicional, agregado por la quema de combustibles fósiles, ha hecho que el pH de los océanos sea cada vez más ácido, lo que ha deteriorado la biodiversidad marina3.

El Antropoceno también podría haber comenzado mucho antes, con la expansión de la agricultura y la ganadería hace más de 5.000 años, o con el auge de la minería hace 3.000 años4. Sin embargo, ninguno de estos eventos dejó signos geológicos lo suficientemente marcados como para confirmar el comienzo de una nueva época en el planeta Tierra.

La llegada de los españoles a América afectó las emisiones de CO2

Recientemente, se sugirió que el comienzo del Antropoceno podría notarse en la disminución del CO2 atmosférico entre 1570 y 16203. Esta disminución estaría ligada a la masacre de unos 50 millones de indígenas americanos debido a la llegada de europeos a las Américas. Esto habría hecho que más de 65 millones de hectáreas de tierras cultivables volvieran a convertirse en bosques, lo que habría reducido la cantidad de CO2 atmosférico.

Otra alternativa para determinar el comienzo del Antropoceno es usar los rastros dejados por las pruebas de la bomba atómica. Entre 1945 y 1963, varios países llevaron a cabo más de 500 explosiones nucleares en tierra3. Los escombros de estas explosiones se esparcieron por todo el planeta y crearon una capa rastreable de elementos radiactivos en el sedimento.

Manifestación gráfica ciudadana frente a la crisis climática mundial

Por la misma época, especialmente a partir de la década de 1950, el ser humano comenzó a dejar un enorme registro en los sedimentos. Estos muestran un aumento exponencial de plásticos, aluminio, fertilizantes artificiales, hormigón y aceite refinado1. Este período es conocido como "La Gran Aceleración".

No es casualidad que esta avalancha de productos sintéticos que fabricamos coincida también con la aceleración de la tasa de extinción de especies desde principios del siglo XX5. Esto ha llevado a que la mayoría de los investigadores piensen en los mediados del siglo XX como un buen punto de partida para registrar formalmente al Antropoceno como la época geológica más reciente.

Manifestaciones ciudadanas por todo el mundo reclaman acciones frente al cambio climático

En conclusión, todavía no existe un consenso en la comunidad científica sobre el Antropoceno como época geológica. Se ha llegado a sugerir incluso, que deberíamos comenzar a investigar esta posible nueva época solo hasta dentro de 1.000 años. Que solo hasta entonces acumularíamos suficiente evidencia.

La verdad es que los seres humanos estamos modificando la naturaleza a un ritmo nunca visto. Gran parte de los recursos naturales se están agotando como si no hubiera un mañana. Quizás la pregunta correcta es: ¿cuánto durará el mañana si seguimos actuando de esta manera?

¿Te resultó útil?



Más información en:

  1. Waters, C. N., Zalasiewicz, J., Summerhayes, C., Barnosky, A. D., Poirier, C., Gałuszka, A., ... e Wolfe, A. P. (2016). The Anthropocene is functionally and stratigraphically distinct from the Holocene. Science, 351(6269).
  2. The Economist. Welcome to the Anthropocene. May 28th edition. 2011. Disponível em .
  3. Lewis, S. L., e Maslin, M. A. (2015). Defining the anthropocene. Nature, 519(7542), 171-180.
  4. Monastersky, R. (2015). Anthropocene: The human age. Nature News, 519(7542), 144.
  5. Ceballos, G., Ehrlich, P. R., Barnosky, A. D., García, A., Pringle, R. M., & Palmer, T. M. (2015). Accelerated modern human–induced species losses: Entering the sixth mass extinction. Science advances, 1(5), e1400253.


library_booksVersión PDF


expand_more bookmark_border Favoritos
"