No solo de tilapia vive el hombre: un pez exótico invade las aguas y las mesas de los brasileños

bookmark_border Favoritos

En uno de los países con mayor diversidad de peces del mundo el pez más consumido no es nativo ¿Cuáles son los impactos de esa estrategia?



share Compartir expand_more

Con la reducción de las poblaciones de peces en la naturaleza, los peces de la acuicultura serán más frecuentes en la mesa de los consumidores

No es de hoy que el gobierno brasileño quiere que compremos la idea de la acuicultura de especies exóticas. Desde 2003, con la creación de la Secretaría Especial de Pesca y Acuicultura, la propaganda de la piscicultura en el país se ha vuelto cada vez más fuerte a medida que las poblaciones de peces han disminuido.

La discusión resurgió recientemente. El actual presidente de la República y el Secretario de Acuicultura y Pesca sostuvieron que Brasil necesita explotar el “mar de agua dulce” de Itaipú para cultivar tilapia2. A esto se suma la supuesta “desburocratización” del proceso de transferencia de agua para la acuicultura3.

Es un hecho que la acuicultura puede ser una gran alternativa para la producción de proteína animal, por eso ha crecido rápidamente en Brasil y en el mundo en los últimos años4. Sin embargo, de la forma como se practica en Brasil, está lejos de ser una alternativa sostenible5. Esto se debe principalmente a que depende de especies exóticas, es decir, nativas de otras cuencas hidrográficas, países o continentes6.

El caso más conocido, por supuesto, es el de la tilapia del Nilo (Oreochromis niloticus), actualmente la especie más cultivada y consumida en Brasil7. Como su nombre lo dice, es un pez natural de la cuenca del río Nilo, en el continente africano, por lo tanto, exótico en toda América.

Producción de la acuicultura

Por supuesto, hay una razón por la que la tilapia es tan popular en la acuicultura. Es muy resistente a los cambios ambientales y crece y se reproduce rápidamente, lo que la hace ideal para el cultivo intensivo: gran cantidad de peces en un espacio reducido. El problema es que estas características son precisamente las que la convierten en una especie con un alto potencial invasor.

Esto significa que, una vez que las tilapias escapan de los cultivos, se establecen en la naturaleza y se multiplican, convirtiéndose en un tipo de plaga acuática difícil de controlar. Además, el cultivo intensivo de estos organismos en tanques de red puede provocar innumerables cambios ambientales, como el crecimiento de algas tóxicas debido al aumento de la cantidad de nutrientes en el agua (restos de alimento y excrementos de peces), la transmisión de enfermedades a la fauna nativa y la asociación de otras especies invasoras.

Cultivo de peces en tanques red: perjuicios para el medio ambiente

Uno de los pretextos del gobierno para incentivar el cultivo de tilapia en embalses es la generación de empleos e ingresos. Lamentablemente esta no es la realidad. La mayoría de las veces solo se benefician los grandes productores que cuentan con la tecnología necesaria para la producción a gran escala. Las comunidades ribereñas, que a menudo ya se ven perjudicadas por el propio proyecto de la represa, no tienen el conocimiento técnico o el financiamiento para implementar esta actividad5. Incluso en cultivos a gran escala, la generación de empleos directos e indirectos es pequeña y el costo ambiental y los beneficios socioeconómicos están desequilibrados.

En Brasil, los políticos y tomadores de decisiones siempre apuestan por soluciones milagrosas para el desarrollo económico

A pesar de la vasta evidencia que demuestra el impacto de la tilapia en el ambiente8, el gobierno brasileño insiste en que este pez no es capaz de establecerse en los embalses debido a su gran profundidad y a la presencia de depredadores2. Mientras tanto, la producción de tilapia sigue creciendo y se incentiva cada vez más, incluso cuando el país está comprometido con agendas globales de erradicación de especies exóticas9.

En Brasil, los políticos y tomadores de decisiones siempre apuestan por soluciones milagrosas para el desarrollo económico, importando tecnologías de otros países que la mayoría de las veces aquí no son viables. Ejemplos de ello fueron la introducción de caracoles africanos para la producción de “caracoles brasileños”, jabalí para caza deportiva y recientemente de pez panga asiático para acuicultura, especies que han causado y provocan diversos daños ecológicos y económicos al país.

Irónicamente, somos uno de los países más diversos del mundo y contamos con la mayor riqueza de especies de peces de agua dulce, lo que significa un amplio abanico de opciones de consumo que se pueden explorar y que muchas personas ni siquiera conocen10.

Pescador en la calle

¿Un país tan diverso como Brasil necesita depender casi por completo de especies importadas para desarrollarse económicamente? ¿No estamos perdiendo una gran oportunidad para valorar nuestra biodiversidad y cultura creando valor agregado para los productos nacionales?

El papel del gobierno en este escenario debería ser defender nuestra riqueza, fomentando y posibilitando una acuicultura sustentable basada en especies nativas. Solo así podremos realmente lograr la soberanía alimentaria: tener el poder de elegir lo que comemos, con una mayor disponibilidad de sabores y texturas; y principalmente, con la apreciación de los productos regionales. De lo contrario, las próximas generaciones solo tendrán tilapia para poner en el plato.

¿Te resultó útil?

Más información en:

  1. ‘Reforma aquária’ de Lula, como é que é? 2010. Disponível em: https://marsemfim.com.br/reforma-aquaria-de-lula/
  2. Bolsonaro quer criar tilápia em Itaipu. 2020. Disponível em: https://istoe.com.br/bolsonaro-quer-criar-tilapia-em-itaipu/
  3. Decreto desburocratiza criação de peixes em águas da União. 2020. Disponível em: https://www.gov.br/agricultura/pt-br/assuntos/noticias/decreto-desburocratiza-criacao-de-peixes-em-aguas-da-uniao
  4. FAO. 2020. FAO yearbook. Fishery and Aquaculture Statistics 2018. Roma.
  5. Wagner C. Valentini et al. 2021. Aquaculture in Brazil: past, present and future. Aquaculture Reports 19, 100611.
  6. Thiago V. T. Occhi et al. 2020. O pecado do não saber: Como os impactos ecológicos das espécies exóticas invasoras influenciam nosso dia a dia. Bioika 5, 1–8.
  7. IBGE. 2020. Pesquisa da Pecuária Municipal 2018-2019. Rio de Janeiro.
  8. André B. Nobile et al. 2020. Status and recommendations for sustainable freshwater aquaculture in Brazil. Reviews in Aquaculture 12, 1495–1517.
  9. Convenção Sobre Diversidade Biológica. 2020. Disponível em: https://www.gov.br/mma/pt-br/assuntos/biodiversidade/convencao-sobre-diversidade-biologica.
  10. Julian D. Olden et al. 2020. There's more to fish than just food: Exploring the diverse ways that fish contribute to human society. Fisheries Magazine 45, 453-464.


library_booksVersión PDF


expand_more bookmark_border Favoritos
"