Lo que los ojos no ven, la biodiversidad lo siente: la amenaza de especies exóticas en la Amazonía

Más de 30 investigadores, con representantes de seis países de América del Sur, coordinados por científicos de la Universidad Federal de Paraná (UFPR), publicaron un estudio revelando cifras alarmantes de la presencia de especies de peces exóticos en la región amazónica, que permitió analizar situación actual de la región, así como el papel de la legislación de cada país con relación a estas especies.






share Compartir expand_more

La cuenca del río Amazonas es la más grande del continente americano, reúne a siete países y cubre un área de siete millones de km2. Reconocida por su biodiversidad y su papel fundamental en la regulación del clima de la región, esta cuenca sufre una gran cantidad de amenazas por actividades antrópicas como la deforestación y la minería.

La región amazónica es uno de los lugares más importantes del mundo, pues alberga el mayor bosque húmedo tropical y uno de los ríos más grandes del planeta, hábitat de miles de especies de peces de agua dulce y reconocida por la sociedad y la comunidad académica como una región que sufre constantes y diversos impactos negativos causados por los humanos, tales como, la pesca ilegal y desordenada, la construcción de barreras, minería, quemas, deforestación ilegal, entre otros. Es innegable que la relación del ser humano con la naturaleza está lejos de ser ideal y sustentable. Hay cada vez menos fiscalización efectiva, y un amplio sabotaje a los órganos ambientales públicos, que han favorecido la destrucción de los bosques y los ríos en el territorio brasilero. Entre tanto, algunos problemas son más evidentes y ocupan los titulares de los periódicos y revistas, mientras otros impactos negativos están lejos de los ojos de los medios y se convierten en amenazas silenciosas. Esta vez, la amenaza son las especies exóticas, que son especies introducidas en lugares fuera de su área de distribución natural. En la Amazonía representan un riesgo para la biodiversidad acuática, para la dinámica del complejo ecosistema amazónico y para la seguridad hídrica regional.

Amazonía

Recientemente un grupo de más de 30 investigadores, incluyendo representantes de seis países de América del Sur (Brasil, Bolivia, Colombia, Perú, Ecuador y Venezuela) coordinados por científicos de la Universidad Federal de Paraná (UFPR), publicó un estudio revelando cifras alarmantes de presencia de especies de peces exóticos en la región amazónica. En este estudio, fueron compilados varios bancos de datos y con registros de ocurrencias geográficas de los peces, lo que permitió analizar la situación actual de la región, así como el papel de la legislación de cada país con relación a estas especies.

Biodivesidad amazónica

La mayoría de estos peces llegan al ambiente natural a través de la acuicultura, como por ejemplo la tilapia del Nilo Oreochromis niloticus, especie dominante en cultivos en la zona y cuyos impactos negativos para el ecosistema han sido bien documentados. La propagación de esta especie cuenta con incentivos en la legislación de algunos países como Brasil y Bolivia, que estimulan su cultivo lo que genera un escenario aún más complejo.

Peces amazónicos: Piraña
Peces amazónico: Cucha
Peces amazónicos: cajaro

Un caso particular de la región amazónica involucra al pirarucú (Arapaima gigas), nativo de sectores de la planicie de la cuenca hidrográfica del río Amazonas y que fue introducido como pez de cultivo en Bolivia y en Perú. Hubo escapes de estos peces hacia los ríos, como ocurre con la mayoría de las especies exóticas lo que le permitió llegar a subcuencas de la región en las cuales no habitaba naturalmente, como la del río Madeira en Brasil. Muchos de los peces encontrados en el estudio también son de interés comercial en acuariofilia, y acaban siendo esparcidos en los ríos por diversos motivos.

Los investigadores señalaron un aumento aún más acentuado en los registros de ocurrencia y de nuevas especies de peces no nativas en la región amazónica en las dos últimas décadas. Más de 1314 individuos de 41 especies exóticas de peces fueron encontrados en la cuenca amazónica. Estas cifras son preocupantes y pueden indicar que a pesar de que la región amazónica todavía cuenta con áreas bastante conservadas, poco a poco las alteraciones humanas ayudan a diseminar las especies exóticas que están transformando ese ambiente único e importante para el planeta. Además de ser una fuente significativa de impactos para la biodiversidad acuática, las especies exóticas también causan impactos económicos y sociales para las comunidades tradicionales, que dependen de la pesca artesanal, ya que estas especies pueden causar reducción en las poblaciones de peces nativos, desequilibrio en la red trófica e incluso llevar especies endémicas a la extinción.

Registros de espécies introduzidas na Amazônia e representação da metodologia de estudo

Uno de los principales problemas es que, al contrario de las especies nativas, las exóticas generalmente están mejor adaptadas, y resisten alteraciones e impactos ambientales. De esta forma, tienden ser mejores competidoras que los peces nativos, especialmente a largo plazo. El resultado de estas alteraciones ambientales es la pérdida de biodiversidad y servicios ecosistémicos, e incluso el comprometimiento de la seguridad hídrica y alimentaria de la región. Otro agravante es que, dada la complejidad de la región amazónica y la dificultad de acceso para la realización de estudios, podemos estar perdiendo recursos naturales cuya existencia o importancia para el sistema, ni siquiera conocemos.

Las soluciones para estos problemas dependen de inversiones relevantes e integrales del gobierno en fiscalización, monitoreo, investigación, conservación y manejo. Mientras exista negligencia en estas áreas y haya un interés direccionado y claro para favorecer a determinados sectores de la economía, sin considerar los principios básicos de sustentabilidad y los riesgos ambientales, nos estaremos acercando cada vez más a un túnel sin salida, donde la Amazonía y sus preciosos recursos naturales podrán convertirse en un desierto monotónico e inhóspito.

Artículo original disponible en: https://doi.org/10.3389/fevo.2021.646702

¿Te resultó útil?




library_booksVersión PDF



event_available Lanzamientos

alarm_onNotificaciones

expand_more bookmark_border Favoritos
"