Foto

Foto

Fernanda Cassemiro

emailfernandacassemiro@gmail.com

Bióloga de la Universidad Estadual de Maringá (UEM), actualmente investigadora de la Universidad Federal de Goiás (UFG). Actúa en el área de Ecología y evolución en temas relacionados con macroecología y biogeografía

La invasión de tilapia en América

La tilapia, un pez venida de África que colonizó América. ¿Cuál es el secreto para que una especie introducida logre llegar tan lejos y se distribuya tan exitosamente?



share Compartir expand_more

Los hábitats de agua dulce representan gran parte de la biodiversidad mundial y proporcionan bienes y servicios valiosos para los humanos. A pesar de su importancia, estos hábitats están amenazados. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), afirma que aproximadamente el 25% de las especies de agua dulce están en peligro de extinción, principalmente por la introducción de especies no nativas. Muchos estudios muestran que esta introducción causa la disminución de poblaciones de especies nativas, generando efectos negativos en el funcionamiento de todo el ecosistema.

Porcentaje de especies de peces no nativas por cuenca (en español)

El continente americano alberga áreas muy afectadas por la presencia de especies de peces no nativas (Figura 1). Entre las numerosas especies de peces introducidas, la tilapia de origen africano se encuentra entre las más amenazadoras. La introducción de la tilapia es preocupante porque altera las comunidades acuáticas nativas. Esta especie depreda las especies nativas y compite agresivamente por el espacio y la comida. La tilapia descarga sus excrementos en el agua alterando el fondo de los ríos y lagos para construir sus nidos. Adicionalmente, se alimenta de invertebrados acuáticos, que son una fuente de alimento para otras especies. Todo esto altera los niveles de nutrientes en el agua, disminuyendo la concentración de oxígeno y afectando indirectamente a otras especies. Además, los miembros de este grupo tienen un alto poder de adaptación a nuevos entornos, ya que cuidan a sus crías, aprovechan una gran variedad de alimentos y tienen una alta tolerancia al cambio climático, lo que los convierte en excelentes invasores. Fue precisamente este alto poder de adaptación lo que hizo que la tilapia fuera muy atractiva para la piscicultura, que es la principal puerta de entrada para estos invasores en el continente, ya que muchos tanques de cría son inseguros y muchos individuos terminan escapando a los ríos (Figura 2).

Como ocurren las invasiones (español)

El alto potencial invasivo de la tilapia y sus impactos en las comunidades nativas, sumados a los incentivos gubernamentales para la piscicultura, generan altos costos para las especies nativas. Por ejemplo, entender cómo se ha distribuido la tilapia en América, sirve para prevenir futuras invasiones y mitigar los efectos de las invasiones recientes que permitan implementar medidas rápidas de detección y gestión, evitando así que la tilapia se propague por todo el continente. Una forma de hacerlo es estimando las áreas climáticamente apropiadas para la presencia de especies no nativas. En nuestro estudio evaluamos la posible invasión de ocho especies de tilapia en el continente americano, utilizando modelos matemáticos y computacionales para identificar qué cuencas son más susceptibles a la invasión.

Áreas más adecuadas para la aparición de ocho especies de tilapia en América (español)

Nuestro modelo mostró que la tilapia puede estar en grandes áreas de América, desde el sur de los Estados Unidos hasta el norte de Argentina, ya que estas zonas cuentan con todas las condiciones climáticas apropiadas (idoneidad ambiental) para su establecimiento (Figura 3). Nuestro estudio estableció que las cuencas más afectadas por la introducción de la especie son América del Norte, el Golfo de México y el Río Grande. En América del Sur, dos especies de tilapia tienen el potencial de expandir su distribución en más del 90% y pueden ocupar, por ejemplo, los ríos São Francisco, Tocantins-Araguaia, Paraná-Paraguay y Uruguay. Los resultados mostraron que prácticamente todas las cuencas sudamericanas son vulnerables a las ocho especies de tilapia estudiadas.

Ilustraciones de tilapias

En América del Norte se registraron las ocho especies de tilapia estudiadas, mientras que en América del Sur se registraron cuatro (Figuras 3 y 4). Entre las diversas causas de introducción de especies, la piscicultura ha sido la más influyente en la introducción de tilapia en todo el continente americano. Por lo tanto, el desarrollo de medidas de gestión para combatir los efectos adversos de esta actividad a gran escala, es esencial para la conservación de especies nativas. Nuestro estudio identifica la necesidad de implementar políticas públicas regionales para abordar los problemas asociados con la introducción de la tilapia en el continente. En América del Norte, Estados Unidos impone un control estricto de piscifactorías para evitar el escape, controlando así el stock de especies no nativas. En Brasil, por el contrario, existe un proyecto de ley Federal brasileña (ley 5989/2009, parcialmente aprobado), destinado a “convertir” legalmente en nativas, especies de peces no nativas. Además, existe una ley estatal ya aprobada (ley 79/2016) que permite el cultivo de especies no nativas (incluida la tilapia), en la cuenca del río Amazonas, justo donde nuestro estudio mostró que todavía hay una baja incidencia de peces no nativos. 

Es preocupante observar que las políticas públicas aún ignoran el conocimiento científico cuando se trata de actividades de piscicultura. Considerando lo anterior, se requiere una revisión de la legislación. Los incentivos y el desarrollo tecnológico para los programas de mejoramiento de especies nativas, así como de educación ambiental son fundamentales para evitar los efectos nocivos de las especies invasoras. 

Artículo original disponible en: https://link.springer.com/article/10.1007/s10750-017-3471-1

Foto

Ángela Gutiérrez C

emailangela.gutierrez@revistabioika.org

De acuerdo con mi formación en la educación pública, creo en la necesidad de hacer accesible a todos, los resultados de las investigaciones científicas. Que se hace? Para que sirve? Como puedo contribuir? Pienso que el trabajo multidisciplinario es la clave para proponer soluciones en pro de una sociedad justa, sustentable y equitativa.

Foto

Alexandrina Pujals

emailale.pujals@revistabioika.org

Bióloga, especialista en Planeación Ambiental, Gestión de los Recursos Naturales y Magister en Ciencias Ambientales. Creo que el conocimiento científico tiene más valor cuando se comparte y populariza. La divulgación torna ese conocimiento accesible al públicos, alineando argumentos e ideas que busque la conservación del medio ambiente.

Foto

Carolina Gutiérrez Cortés

emailcarolinagc@revistabioika.org

Soy microbióloga y trabajo con la generación de nuevas alternativas para el procesamiento saludable de alimentos mediante el uso de aditivos naturales. Espero poder compartir este conocimiento y aprovechar las experiencias de otras personas. Por eso creo en el reto de comunicar con un lenguaje sencillo todo lo que se crea en la academia.

Foto

David González

emaildavid.gonzalez@revistabioika.org

Publicista, fan del lenguaje escrito y audiovisual. Creo que la ciencia, la tecnología, el arte y la comunicación tienen el poder de crear bienestar, toda vez que estén al servicio de la cultura, el cuidado del entorno y las causas más generosas.

Foto

Gabriela Doria

emailgabrieladoria@revistabioika.org

Soy bióloga/botánica apasionada por las plantas y el conocimiento de la naturaleza. Curso estudios de doctorado en Ciencias de las Plantas en la Universidad de Cambridge. Tan importante como desarrollar investigación de alta calidad es fomentar la curiosidad científica y el disfrute razonable de la naturaleza en la sociedad.

Foto

Lucas Waricoda

emaillucas_nobuo@revistabioika.org

Músico y periodista, ya hice de todo un poco en esta vida - lo suficiente para saber con quien y porque entregarme. Pasé por periódicos impresos, digitales, revistas, emisoras, agencias de publicidad y continuo intentando aprender a aliar todo eso con la loca rutina de una banda autoral independiente.


¿Tiene algo para decir? Comente

Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no necesariamente reflejan la opinión de la Revista Bioika. Este es un espacio de convivencia, por lo que nos reservamos el derecho de eliminar aquellos comentarios que se consideren inadecuados. ¡Gracias por participar!


event_available Lanzamientos

loyaltySuscríbase


Origen de la Revista Bioika