Fuego en el Pantanal: la mano del hombre, negligencia política y cambio climático

folder_special

El número de focos de incendio del 2020 en Pantanal, impulsado por prácticas agrícolas inapropiadas y la fuerte sequía que devastó 20% del ecosistema, fue el más alto de la historia.



share Compartir expand_more

Quemas Pantanal Amazonía

En el 2020, además de la intensa quema en la Amazonía1, nos sorprendió una destrucción sin precedentes del Pantanal. Desde enero hasta finales de septiembre, el incendio en el Pantanal brasileño quemó un área de 32.910 km², según datos del Laboratorio de Aplicaciones de Satélites Ambientales2, publicados por el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales3 de Brasil.

El área devastada representa el 20% de todo el Pantanal, el equivalente a cuatro veces São Paulo, o 18 veces la superficie de Bogotá. Los incendios más intensos ocurrieron entre julio y septiembre, destruyendo 27.810 km² y el número de focos de calor fue tres veces mayor que el observado en 2019 y cinco veces mayor que el promedio de focos de 2016 a 2019. Estas cifras son alarmantes e indican un aumento de incendios en la región. 

Diversos sectores de la sociedad y el gobierno federal han justificado que estos incendios son eventos naturales y que gran parte son causados por poblaciones indígenas. Sin embargo, la Policía Federal investiga la posible participación de delincuentes en el aumento de incendios en la región y se sospecha que las acciones provinieron de cinco haciendas en la región de Corumbá, en el norte de Mato Grosso do Sul4,5. Imágenes satelitales indican que los focos de fuego se iniciaron en estas haciendas antes de alcanzar el área de preservación permanente y los límites del Parque Nacional Pantanal Mato Grosso y Serra do Amolar, región remota del Pantanal4,5.

El Pantanal es uno de los humedales continuos más grandes del planeta, es el hábitat de más de 2.000 especies de animales, entre los que se encuentran jaguares, caimanes, ciervos, tapires y guacamayas azules. Situado en el centro de América del Sur, se encuentra en mayor parte en Brasil (150.355 km²), pero también extiende sus áreas a Bolivia y Paraguay4. Posee una gran diversidad de ambientes, como bosques, sabanas, mesetas y llanuras aluviales, que resultan de la influencia de los biomas Amazonia, Cerrado y Mata Atlántica6, que brindan servicios ecosistémicos importantes (alimentos, agua potable, recursos genéticos, ecoturismo y recreación, entre otros).

Pantanal

El fuego es considerado uno de los factores ambientales que regulan la distribución de la vegetación del Cerrado, uno de los principales tipos de vegetación del Pantanal. Para que ocurra el fuego, debe haber una acumulación de restos vegetales secos (hojas, pasto, material de madera fina) y condiciones climáticas favorables. Estas condiciones están relacionadas con largos períodos de sequía, con la caída de la humedad relativa, altas temperaturas y vientos fuertes o constantes.  

El fuego solo ocurre si existe una fuente de ignición, que puede ser una descarga eléctrica o combustión espontánea, lo cual es un evento extremadamente raro. Estos incendios de origen natural ocurren en áreas alternas a lo largo del tiempo, lo que permite que los ambientes quemados vuelvan a la misma etapa de organización después de que ocurrió el incendio. Esto sucede porque algunos ambientes necesitan y son resilientes al fuego. 

Considerando el número de focos de incendios y su intensidad, la mayor fuente de ignición probablemente sea el ser humano, que utiliza el fuego para manejar áreas agropastoriles7. En los pastos, los fuegos se utilizan para las prácticas de "roza y quema" la vegetación y permitir la transición de cultivos. En áreas forestales, se utiliza para hacer más eficiente el proceso de deforestación y establecimiento de pastos. Así, la dinámica del fuego es diferente a la natural, ocurriendo con mayor frecuencia o con intervalos de tiempo cortos en los mismos lugares.

 Los incendios frecuentes tienden a seleccionar las especies más resistentes y eliminar las más sensibles. Intervalos cortos entre quemadas pueden interferir en los procesos de floración, fructificación y establecimiento de plántulas, cambiando la estructura de la vegetación, eliminando árboles y haciendo más campestre la fisonomía del paisaje. 

Como consecuencia, el fuego provoca destrucción de la flora y la macrofauna (jaguares, tapires, caimanes, aves, entre otros), lo que tiene cierto impacto en la opinión pública. Pero además de esta pérdida irreparable, también se pierde gran parte de la fauna que no se ve. Las especies que proporcionan servicios ecosistémicos, como las abejas (polinización de plantas), las termitas y las hormigas (la descomposición y el ciclo de nutrientes) son fuertemente afectadas, sin poder medir el impacto de esta destrucción en el ecosistema. Los incendios además aumentan la liberación de gases a la atmósfera (dióxido de carbono - CO2 y monóxido de carbono - CO), que contribuyen al cambio climático.  

A medida que el cambio climático contribuye al aumento de las temperaturas y los períodos de sequía, los incendios pueden volverse cada vez más frecuentes e intensos. Así los incendios ocurran todos los años, los promovidos por la acción humana no deben verse como naturales.   

Referencias

  1. Gutiérrez, A. C. 2020. O que está acontecendo na maior selva do mundo durante o período de isolamento pela COVID-19? Bioika #5 edição. https://revistabioika.org/pt/econoticias/post?id=75
  2. Laboratório de Aplicações de Satélites Ambientais (2020). https://lasa.ufrj.br/#
  3. Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais. http://queimadas.dgi.inpe.br/queimadas/aq1km/#nota 
  4. https://revistagloborural.globo.com/Noticias/Sustentabilidade/noticia/2020/09/policia-federal-investiga-acao-criminosa-e-premeditada-em-incendios-no-pantanal.html
  5. https://www.theguardian.com/world/2020/sep/18/brazilian-wetlands-fires-started-by-humans-and-worsened-by-drought
  6. Revista Galileu (2020). https://revistagalileu.globo.com/Ciencia/Meio-Ambiente/noticia/2020/09/pantanal-entenda-causas-e-consequencias-dos-incendios-no-bioma.html
  7. https://g1.globo.com/ms/mato-grosso-do-sul/noticia/2020/09/24/fogo-que-destruiu-25-mil-hectares-no-pantanal-de-ms-comecou-em-grandes-fazendas-aponta-investigacao-da-pf.ghtml

Foto

Oscar Pelaez

emailopelaez@revistabioika.org

Biólogo, Magíster en Ciencias Ambientales y Doctor en Ciencias. Trabaja en el área de investigación en ecología, con énfasis en ecología de peces, diversidad funcional y filogenética.

Foto

Taise Miranda Lopes

emailtaise.lopes@revistabioika.org

Soy bióloga y doctora en ciencias de la Universidad Estadual de Maringá (Brasil). Creo que el acceso al conocimiento puede darse a través de políticas públicas y divulgación científica. Es imprescindible para la construcción de una sociedad más empática, justa y sustentable.

Foto

Ángela Gutiérrez C

emailangela.gutierrez@revistabioika.org

De acuerdo con mi formación en la educación pública, creo en la necesidad de hacer accesible a todos, los resultados de las investigaciones científicas. Que se hace? Para que sirve? Como puedo contribuir? Pienso que el trabajo multidisciplinario es la clave para proponer soluciones en pro de una sociedad justa, sustentable y equitativa.

Foto

David González

emaildavid.gonzalez@revistabioika.org

Publicista, fan del lenguaje escrito y audiovisual. Creo que la ciencia, la tecnología, el arte y la comunicación tienen el poder de crear bienestar, toda vez que estén al servicio de la cultura, el cuidado del entorno y las causas más generosas.

Foto

Gabriela Doria

emailgabrieladoria@revistabioika.org

Soy bióloga/botánica apasionada por las plantas y el conocimiento de la naturaleza. Doctora en Ciencias de las Plantas en la Universidad de Cambridge. Tan importante como desarrollar investigación de alta calidad es fomentar la curiosidad científica y el disfrute razonable de la naturaleza en la sociedad.

Foto

Isabela Machado

emailisabela.machado@revistabioika.org

Bióloga y Comunicadora social, especialista en periodismo, con especialización en Comunicación empresarial. Cursa maestría en Tecnologías limpias y sustentabilidad. Con experiencia científica y profesional en Ecología acuática, educación ambiental, sustentabilidad, periodismo ambiental y asesoría de prensa.

Foto

Mirtha Amanda Angulo Valencia

emailmirtha.angulo@revistabioika.org

Bióloga de la Universidad del Cauca (Colombia). Estudiante de Doctorado en Ciencias Ambientales en la Universidad Estadual de Maringá (Brasil). Creo que la socialización de los estudios ecológicos, puede ayudarnos a crear conciencia de la importancia de nuestros recursos naturales y de esa forma garantizar su cuidado y preservación.


library_books Versión PDF


¿Tiene algo para decir? Comente

Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no necesariamente reflejan la opinión de la Revista Bioika. Este es un espacio de convivencia, por lo que nos reservamos el derecho de eliminar aquellos comentarios que se consideren inadecuados. ¡Gracias por participar!


event_available Lanzamientos

loyaltySuscríbase


Origen de la Revista Bioika