Gracias a México el Acuerdo de Escazú entrará en vigor en el 2021


bookmark_border Favoritos

En noviembre México se convirtió en el país número once en ratificar el Acuerdo de Escazú, lo que permitirá que esta iniciativa de protección del medio ambiente y sus defensores, entre en vigor en el continente americano a comienzos del 2021.




share Compartir expand_more

Importancia de los ríos vivos

América es una región con una gran riqueza natural y cultural, marcada por el mestizaje, enriquecida por sangre indígena, africana y europea. Así mismo, nuestros países se encuentran entre los primeros del mundo en gran variedad de especies de aves, anfibios, peces, palmas, etc. Esta enorme riqueza y diversidad, más allá de representar un privilegio, conlleva una enorme responsabilidad, que en las últimas décadas ha generado iniciativas colectivas para promover la conservación y el uso sustentable de nuestros recursos naturales.  

Por esta razón, luego de varios años de discusión y preparación, en el 2018 se firmó el Acuerdo de Escazú cuyo nombre hace referencia a la ciudad costarricense donde se llevó a cabo la negociación. En los últimos meses hemos oído nombrar este acuerdo en todos los medios de comunicación de nuestro continente, pero ¿sabemos de qué se trata?

Mural latinoamérica

El Acuerdo de Escazú, o el “Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe”, gestionado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)1 y firmado en el 2018 por 24 países de esta región, aborda estrategias para la protección ambiental, así como el novedoso desafío de proteger a los líderes ambientales que luchan por la conservación de sus territorios.   

El objetivo fundamental de dicho acuerdo es garantizar a toda la población de la región cinco temas fundamentales: a) el acceso a toda la información relacionada con el medio ambiente; b) la posibilidad de participar en los procesos de toma de decisiones ambientales; c) justicia ambiental; d) fortalecimiento de las capacidades individuales de las generaciones actuales y futuras orientadas a habitar un mundo sustentable, y e) la protección de los defensores del medio ambiente. 

Este último punto es de especial importancia si se tiene en cuenta que esta región es un foco mundial de conflictos ambientales y una de las más peligrosas del mundo para los defensores del medio ambiente. Global Witness3 informó en julio de 2020 que de los diez países con mayor cantidad de asesinatos de líderes ambientales durante el pasado 2019, siete son americanos, siendo Colombia el más peligroso con 64 víctimas, seguido de Brasil con 24. Estos hechos lamentables podrían evitarse con la entrada en vigor del acuerdo de forma masiva. 

Probablemente si consultamos a casi cualquier ciudadano de nuestro continente, nos dirá que es una propuesta razonable, que parece una hoja de ruta lógica para reconciliar el desarrollo socioeconómico con la conservación de los recursos naturales y mejorar la calidad de vida de nuestras comunidades. Sin embargo, para que dicho acuerdo entre en vigor, por lo menos 11 de los 24 países firmantes deben ratificarlo.  

Mapa de Acuerdo de Escazú e informe Global Witness (español)

En noviembre del 2020 México se sumó a los 10 países que habían ratificado el acuerdo previamente (Antigua y Barbuda, Argentina, Bolivia, Ecuador, Guyana, Nicaragua, Panamá, San Cristobal y Nieves, San Vicente y las Grandadinas y Uruguay)2, logrando así el requisito mínimo para que, en un plazo de 90 días, este sea una realidad. Sin embargo, inexplicablemente, faltan 13 por manifestar oficialmente su compromiso con la protección de medio ambiente y sus defensores.

Incendios forestales en la Amazonía

Entonces, ¿qué está pasando con los países faltantes?, ¿qué tipo de razones les están impidiendo ratificar el acuerdo?, ¿es posible que ciudadanías informadas puedan movilizar a sus gobernantes a asumir este y nuevos compromisos de conservación? Indiscutiblemente, los temas ambientales han empezado a hacer parte de la agenda política de nuestra región y muchos de nuestros países entrarán a procesos electorales el año que viene, así que es indispensable que temas como el Acuerdo de Escazú se conviertan en asuntos del dominio público, que salga de las oficinas de los dirigentes y gobernantes y se siente en la mesa del almuerzo familiar. Que todos los ciudadanos de América sepan de qué se trata, qué pueden esperar de él y cómo pueden beneficiarse. 

Referencias

  1. https://www.cepal.org/es/acuerdodeescazu
  2. https://observatoriop10.cepal.org/es/tratados/acuerdo-regional-acceso-la-informacion-la-participacion-publica-acceso-la-justicia-asuntos
  3. https://www.globalwitness.org/es/defending-tomorrow-es/

¿Te resultó útil?




library_booksVersión PDF



event_available Lanzamientos

alarm_onNotificaciones

expand_more bookmark_border Favoritos
"