Foto

Mariángeles Arce Hernández
Foto

Mariángeles Arce Hernández

email ictiologa@gmail.com

Bióloga, estudia sistemática y taxonomía de bagres de América, a través de su ADN y evolución, así como el origen y desarrollo de su esqueleto. Actualmente maneja la colección de peces de la Academia de Ciencias de Filadelfia con más de 1.5 millones de registros provenientes del mundo entero.

¿Qué información nos proporcionan las relaciones “familiares” de los peces?

Conocer la manera en que los diferentes organismos en la naturaleza se relacionan entre sí nos permite saber cómo éstos han cambiado a través del tiempo; así mismo, conocer las relaciones con sus ancestros y su historia nos ayuda a entender la formación de diferentes ambientes naturales.



share Compartir expand_more

El estudio de estas relaciones “familiares”, también nos ayuda a entender nuestra diversidad permitiéndonos conocer el número de especies y el tamaño de las poblaciones y así podemos entender las especies que vemos hoy en día y generar medidas para su conservación.

En este estudio reconstruimos las relaciones “familiares”, entre las especies de la familia de los peces sierra, usando información del ADN contenido en sus células. De esta manera se buscó establecer las relaciones entre ellos, además de esclarecer con precisión cuántas especies existen y donde están distribuidas. Estos peces son comúnmente llamados así debido a su apariencia: su cuerpo está cubierto de cuero, sin escamas y con una hilera de placas a los lados, casi siempre con una espina o sierra que apunta hacia atrás. Se encuentran en los principales ríos de Suramérica y son alrededor de 93 especies diferentes.

Platydoras editatus

Nuestros resultados muestran que los peces sierra vienen de un pez ancestro común. Este resultado se refleja en su forma, ya que todos comparten por lo menos tres características físicas. A pesar de provenir de un pez ancestral común, varían mucho en coloración, tamaño (pudiendo llegar a medir desde milímetros hasta un metro), así como en el tipo de alimentación y reproducción. Cuando estudiamos su distribución, entendemos que todas estas variaciones de forma y comportamiento son variaciones de ese pez ancestral y ocurrieron a través del tiempo. Este conocimiento de nuestros peces nos permite crear medidas de conservación enfocadas en aquellas especies menos diversificadas y que presentan menor cantidad de cambios en comparación con las especies más antiguas. Por ejemplo, cuando encontramos ambientes con mayor variedad de peces y con muchas modificaciones en comparación con peces más antiguos, podemos inferir que estos ambientes son más estables y menos vulnerables al cambio climático.

Peces-sierra

Dentro de los peces sierra encontramos algunos grupos menos diversificados, es decir que tienen tan solo una especie y están distribuidos en un único ambiente que, de acuerdo con nuestros resultados, están directamente emparentados con otros grupos ampliamente diversificados y distribuidos. Conocer la historia de estos peces, saber cómo se han relacionado entre sí a través del tiempo y cómo se distribuyen en las regiones, nos permite entender como fue la formación de nuestros ríos y principalmente, entender cómo funcionan nuestros ambientes naturales y cómo debemos cuidarlos.

Nuestros resultados nos permiten entender un poco más la formación de la cordillera de los Andes a través de las relaciones que encontramos entre las especies de peces. Algunas especies están distribuidas al oeste de la cordillera de los Andes, en la cuenca del Magdalena y Maracaibo, y están directamente relacionadas con especies que están presentes en todas las cuencas de Suramérica (Figura 3). Si a esto le sumamos la existencia de fósiles, podríamos asumir entonces que el pez ancestral que originó estas especies, ya existía antes del levantamiento de los Andes. Este levantamiento creó una barrera física que los separó y los diversificó debido a la gran variedad de ambientes que aparecieron. Dentro de las especies de pez sierra, algunas habitan la cuenca del Amazonas, el Orinoco y/o la cuenca del Paraná-Paraguay. Algunas especies del Orinoco y el sistema Paraná-Paraguay, están más relacionadas entre sí, mientras que otras especies del Amazonas y Orinoco son más cercanas. Esto indica que estos ríos tienen o han tenido comunicación en el pasado que ha permitido el paso de los peces de una región a outra (Figura 4).

Mapa

Família

El estudio de estas relaciones “familiares” entre las especies, nos permite saber cómo éstas han aparecido y cómo ha sido su relación con los ambientes en los cuales habitan, permitiéndonos crear medidas de conservación más eficientes.


Artículo original disponible en: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S105579031300078X

Foto

Ángela L. Gutiérrez C.
Editora Ecoando
Revista Bioika

Ángela

email ecoando@revistabioika.org

De acuerdo con mi formación en la educación pública, creo en la necesidad de hacer accesible a todos, los resultados de las investigaciones científicas. Que se hace? Para que sirve? Como puedo contribuir? Pienso que el trabajo multidisciplinario es la clave para proponer soluciones en pro de una sociedad justa, sustentable y equitativa.

Foto

Alexandrina Pujals
Assistente Editorial [PT]
Revista Bioika

Alexandrina

email ale.pujals@revistabioika.org

Bióloga, especialista en Planeación Ambiental, Gestión de los Recursos Naturales y Magister en Ciencias Ambientales. Creo que el conocimiento científico tiene más valor cuando se comparte y populariza. La divulgación torna ese conocimiento accesible al públicos, alineando argumentos e ideas que busque la conservación del medio ambiente.

Foto

Edna L. Amórtegui
Asistente Editorial [ES]
Revista Bioika

Edna L.

email liliana.amortegui@revistabioika.org

Bióloga de la Universidad Nacional de Colombia. Estoy convencida de que el conocimiento debe ser abierto y disponible no sólo para público especializado sino para toda la sociedad. Considerando el impacto que tiene en nuestras vidas la investigación científica, me interesa aportar a la divulgación, especialmente en temas de ecología.

Foto

Gabriel Deprá
Ilustrador
Revista Bioika

Gabriel

email gabrieldepra@revistabioika.org

Soy biólogo y siento el deber de compartir lo que yo y mis colegas descubrimos. Mi especialidad es encontrar e dar nombre a las especies de peces. Quiero contagiar a todas las personas de la admiración que tengo por la inmensa biodiversidad, con el anhelo de verla preservada.

Foto

Lucas Waricoda
Revisor de estilo
Revista Bioika

Lucas

email lucas_nobuo@revistabioika.org

Músico y periodista, ya hice de todo un poco en esta vida - lo suficiente para saber con quien y porque entregarme. Pasé por periódicos impresos, digitales, revistas, emisoras, agencias de publicidad y continuo intentando aprender a aliar todo eso con la loca rutina de una banda autoral independiente.

Foto

Sonia Y. Rodríguez C.
Revisora invitada [ES]
Revista Bioika

Sonia Yanira

email sonia.yanira@revistabioika.org

Con formación en Microbiología, he trabajado en biología molecular y bioinformática. Últimamente la docencia en temas de zoonosis y epidemiología, dirigidos a profesionales del medio ambiente, me permite ser parte de un cambio necesario en nuestra sociedad y su relación con el medio ambiente.


¿Tiene algo para decir? Comente

Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no necesariamente reflejan la opinión de la Revista Bioika. Este es un espacio de convivencia, por lo que nos reservamos el derecho de eliminar aquellos comentarios que se consideren inadecuados. ¡Gracias por participar!


event_available Lanzamientos

loyaltySuscríbase


Origen de la Revista Bioika