2

¿Qué está pasando en la selva más grande del mundo durante el periodo de aislamiento por la COVID-19?

folder_special

Mientras buena parte de la población de América del Sur permanece en aislamiento por la COVID-19, la selva amazónica desaparece aceleradamente en Brasil y Colombia.



share Compartir expand_more

Minería de oro en la Amazonía brasilera

Mientras el mundo está pendiente de la evolución de la pandemia de la COVID-19, en el norte de América del sur está ocurriendo una catástrofe ambiental que parece pasar inadvertida ante los gobiernos regionales involucrados. Durante el primer semestre del año 2020 ha aumentado dramáticamente la deforestación en la Amazonía, principalmente en territorios brasilero y colombiano. Según los medios locales, en los dos países el proceso responde al mismo esquema que consiste en talar el bosque, dejarlo secar, quemarlo y luego invadirlo. Una vez se apoderan de los terrenos “baldíos”, se destinan a diversas actividades, principalmente a la ganadería extensiva, así como a la minería ilegal, cultivos ilegales y construcción de carreteras. 

Siete países hacen parte de la Amazonía y tres de estos (Bolivia, Brasil y Colombia) están dentro de los cinco más deforestados del mundo según el Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés). 

Durante los cuatro primeros meses del 2020, en medio de la contingencia de la pandemia por la COVD-19, el INPE (Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales) de Brasil informó que 1.202 km2 fueron deforestados, lo que indica un incremento del 55 % con respecto al mismo periodo en el año anterior. Así mismo, pronostican que al final de este año, la cifra podrá estar entre los 12 mil y 16 mil km2 deforestados, siendo la cifra más alta después de la reducción histórica observada desde la creación e implementación del Plan de prevención y control de la deforestación en la Amazonía, en el año 2004.

Deforestación en Amazonía colombiana

Del otro lado de la frontera, en Colombia país que ha perdido 6,7 millones de hectáreas de bosque en las tres últimas décadas en todo su territorio el Sistema de Información Ambiental Territorial del Instituto Sinchi registró que durante el mes de marzo del 2020, cuando comenzó la cuarentena en este país, se detectaron 12.253 puntos de calor (puntos con anomalías de temperatura que pueden desencadenar incendios forestales) en departamentos amazónicos. Estos puntos comparados con los 4.691 registrados en marzo de 2019, suponen un incremento del 276 % tan solo en un año. La Fundación para la Conservación y Desarrollo Sostenible (FCDS) por su parte, reporta que entre los meses de enero y abril de este año, han desparecido unas 75.031 hectáreas de selva amazónica. A pesar de la gravedad de la situación, en abril de 2020 el gobierno colombiano reportó cuales son las regiones del país más afectadas, incluyendo la Amazonía, aunque no reportó cifras oficiales de deforestación.

Frente a este panorama de deforestación descontrolada, la Procuraduría General de la Nación, solicitó formalmente al gobierno de Colombia, declarar el estado de emergencia ecológica y ambiental, de manera que sea posible tomar acciones efectivas encaminadas a la restauración, protección y conservación de lugares de gran importancia ecológica. Solicitud que todavía no ha tenido respuesta casi dos meses después. 

A pesar de que la Amazonía es una de las regiones más importantes del mundo en términos ambientales, ya que alberga una altísima diversidad de fauna y flora, regula el clima regional y determina la disponibilidad de agua dulce en el sur del continente, hoy en día parece ser más objetivo de aprovechamiento económico (en su mayoría ilegal), que de conservación. 

Amazonía y diversidad en Brasil

La respuesta estatal no podría ser más polémica. En Brasil, el gobierno en cabeza de su Ministro de Medio Ambiente Ricardo de Aquino Salles, aconseja a su equipo aprovechar la pandemia de la COVID-19 para relajar la normatividad ambiental. En Colombia por su parte, el partido de gobierno, durante sesiones semipresenciales del Congreso de la República, recientemente impulsó sin éxito un proyecto para permitir la explotación de hidrocarburos en la región. De esta forma, mientras buena parte de la población permanece en aislamiento, se arrasa la Amazonía brasilera y colombiana. En el sur del continente americano, en la cuenca del río Paraná ven como el nivel de sus ríos disminuye y pronostican una fuerte sequía, pues en la Amazonía se acerca el final de la temporada de lluvias de la cual depende sus niveles de humedad.   

Más información en:


Foto

Ángela Gutiérrez C

emailangela.gutierrez@revistabioika.org

De acuerdo con mi formación en la educación pública, creo en la necesidad de hacer accesible a todos, los resultados de las investigaciones científicas. Que se hace? Para que sirve? Como puedo contribuir? Pienso que el trabajo multidisciplinario es la clave para proponer soluciones en pro de una sociedad justa, sustentable y equitativa.

Foto

Alexandrina Pujals

emailale.pujals@revistabioika.org

Bióloga, especialista en Planeación Ambiental, Gestión de los Recursos Naturales y Magister en Ciencias Ambientales. Creo que el conocimiento científico tiene más valor cuando se comparte y populariza. La divulgación torna ese conocimiento accesible al públicos, alineando argumentos e ideas que busque la conservación del medio ambiente.

Foto

Carolina Gutiérrez Cortés

emailcarolinagc@revistabioika.org

Soy microbióloga y trabajo con la generación de nuevas alternativas para el procesamiento saludable de alimentos mediante el uso de aditivos naturales. Espero poder compartir este conocimiento y aprovechar las experiencias de otras personas. Por eso creo en el reto de comunicar con un lenguaje sencillo todo lo que se crea en la academia.

Foto

David González

emaildavid.gonzalez@revistabioika.org

Publicista, fan del lenguaje escrito y audiovisual. Creo que la ciencia, la tecnología, el arte y la comunicación tienen el poder de crear bienestar, toda vez que estén al servicio de la cultura, el cuidado del entorno y las causas más generosas.

Foto

Gabriela Doria

emailgabrieladoria@revistabioika.org

Soy bióloga/botánica apasionada por las plantas y el conocimiento de la naturaleza. Doctora en Ciencias de las Plantas en la Universidad de Cambridge. Tan importante como desarrollar investigación de alta calidad es fomentar la curiosidad científica y el disfrute razonable de la naturaleza en la sociedad.

Foto

Isabela Machado

emailisabela.machado@revistabioika.org

Bióloga y Comunicadora social, especialista en periodismo, con especialización en Comunicación empresarial. Cursa maestría en Tecnologías limpias y sustentabilidad. Con experiencia científica y profesional en Ecología acuática, educación ambiental, sustentabilidad, periodismo ambiental y asesoría de prensa.

Foto

Rafaela Giacomel Rauber

emailrafaelagrauber@revistabioika.org

Bióloga y estudiante de Maestría en Ecología. Pienso que necesitamos crear un puente entre la ciencia y la sociedad. Mi gran motivación, es saber que mis padres podrán leer de forma placentera su contenido, buscando novedades y comprendiendo mejor su día a día.


library_books Versión PDF


¿Tiene algo para decir? Comente

Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no necesariamente reflejan la opinión de la Revista Bioika. Este es un espacio de convivencia, por lo que nos reservamos el derecho de eliminar aquellos comentarios que se consideren inadecuados. ¡Gracias por participar!


event_available Lanzamientos

loyaltySuscríbase


notifications_none Recientes


folder_special Favoritos


Origen de la Revista Bioika